Nosotros


Somos unos amantes de los animales y en especial de la de Raza Siberian Husky. Desde nuestro criadero de Valladolid, intentamos día a día hacer felices a nuestros siberianos y mejorar, en lo posible la raza con ejemplares correctos, cariñosos y equilibrados.


Disponemos de formación en neonatología, adiestramiento, educación, comisariado de ring, mushing, fertilidad en machos, nutrición, gestación, etc.  Además somos socios de la Real Sociedad Canina de España (RSCE) y de la Asociación Nacional de Razas Nórdicas, además participamos en talleres infantiles para el fomento de la raza Siberian Husky y la iniciación al mushing.

Para nosotros, los animales son lo primero y planificamos una o dos camadas anuales. Nos dedicamos a esta raza por pasión y para intentar poner nuestro granito de arena para mejorarla.

Nuestros animales disponen de un terreno de 1000 metros cuadrados, un edificio perfectamente aislado del frío y del calor, con caniles y parideras de dimensiones adecuadas.

Cada canil tiene su bebedero automático, ventana y puerta de salida al patio. Las instalaciones
además cuentan con abastecimiento de agua potable y luz, zona de baño, zona de atención a visitantes, wc y almacén.


El edificio está permanentemente ventilado e iluminado con luz natural y artificial si fuese necesario. Los perros pasan la mayoría del tiempo en el patio, con suficientes espacios de sombra y cobijo contra las inclemencias del tiempo.

El día comienza con la limpieza de las instalaciones mediante agua caliente y desinfectante, mientras todos los perros juegan juntos en el patio.

Como disponemos de suelos de cemento pulido y paredes alicatadas, la limpieza resulta más cómoda y efectiva. Los comederos y bebederos se limpian y desinfectan semanalmente a presión.

Después de la limpieza, llega la hora del cepillado, con cepillos de carda, peines y rastrillos en las épocas de muda. Es importante nutrir bien el pelo de los perros, y antes del cepillado aplicamos un acondicionador en crema o en spray. importante para un perro, y después del acicalado se practican juegos como el pilla-pilla, pelota, carreras, obediencia, entrenamiento para exposición, etcétera.



Cuando hay cachorros, la dosis de comida se distribuye dos o tres veces al día, pues el sistema digestivo de los cachorros no asimila bien una sola comida diaria.
Recomendamos evitar piensos y comidas húmedas para proteger las dentaduras, así como utilizar productos para prevenir el sarro dental.

El momento más esperado por todos es la comida, que se efectúa una vez al día. El alimento es siempre pienso seco de alta gama y cada perro recibe su dosis previamente pesada, con las vitaminas o complementos alimenticios que necesite en cada momento. Todos los animales entran a comer en su canil, llamados por su nombre y en el mismo orden para evitar estrés.

Las tardes se dedican normalmente a paseos fuera del criadero, que también se complementa con actividades de mushing con bicicleta; siempre con animales que hayan cumplido los doce meses de edad.

A finales de mes se pesa a los perros, para comprobar que siguen en el peso ideal, y si no fuese así, se procede a incrementar o disminuir la dosis de comida. En las épocas de celo, y para evitar embarazos no deseados, las hembras se separan de los machos y se van turnando en el uso del patio. Las montas son siempre controladas, de tal manera que cada camada tiene un solo padre.


Una de las grandes ventajas de la vida en un criadero es que los animales aprenden a vivir en manada y manifiestan una menor dependencia de los humanos.



Bichiloba & Lobezno Siberian Husky.


(Fotos 2,3,4  y 6  de Stars Studio)